Crítica Altered Carbon – Un nuevo mundo de la mano de Netflix

0
664
Altered Carbon

El pasado viernes se estrenó en Netflix una nueva serie que nos venía hypeando desde que salió el tráiler: Altered Carbon llegó con su Temporada 1 a la plataforma. Netflix está apostando muy fuerte por la ciencia ficción y esta serie es un claro ejemplo de esto. La serie está basada en la novela de Richard Morgan, la cual en 2003 ganó el premio Philip K. Dick a la mejor novela de ciencia ficción.

La serie consta de 10 episodios en su primera temporada, adaptada por Laeta Kalogridis (Shutter Island y productora de Avatar). La adaptación resulta en una serie de ambiente Cyberpunk con una ciudad que nos puede llegar a parecer incluso familiar. Después de ver Altered Carbon, me gustaría compartir mi opinión con vosotros. Spoiler free, no os preocupéis. ¿Empezamos?

Altered Carbon – Entre Black Mirror…

Empecemos haciendo resumen del argumento de Altered Carbon. Año 2384, futuro distópico. La humanidad ha conseguido una tecnología en la cual puede pasar su conciencia, su “vida” en un dispositivo, llamado pila cortical. En ella se almacena su memoria e identidad. Como resultado de esto, la muerte del cuerpo ya no tiene por qué ser permanente. El cuerpo es solamente una “funda”, que puede ser remplazada a voluntad. La única forma de morir en este nuevo mundo es con la destrucción de la pila cortical y la consecuente destrucción de los datos que almacena.

Sin ir más lejos de momento, el paralelismo entre Altered Carbon y capítulos de Black Mirror como White Christmas (con la Cookie), San Junipero o Black Museum es evidente. Ambas tratan de la misma idea pero, la mayor diferencia entre ellas es el entorno. A diferencia de Black Mirror, donde el “futuro” parece estar más cerca, en Altered Carbon tenemos hasta coches voladores. Si bien Black Mirror nos hace temblar y angustiarnos por la cercanía de la tecnología que emplea, en Altered Carbon lo vemos como un futuro tan distante que podemos disfrutarlo sin problemas.

… Y Blade Runner

Bien, sigamos con el argumento. En esta situación nos encontramos con Takeshi Kovacs (Joel Kinnaman), un antiguo guerrero de élite de las Naciones Unidas que han mantenido preso durante 250 años. Y por preso, quiero decir en un almacén sin funda. Como un pendrive. Ahora, Laurens Bancroft (James Purefoy) un millonario longevo, le da la oportunidad de recuperar su vida a cambio de que investigue quién intenta matarle. Mejor dicho, quién le ha matado ya. Ahora, Kovacs tendrá que resolver este misterio mientras paseamos por la ciudad de Bay City (antigua San Francisco).

Entretanto, un creciente grupo de creyentes se opone a utilizar el cuerpo como mera funda y claman contra la recreación. Creen que una vez destruido el “primer cuerpo” que tiene, no deben volver a la vida en otra funda.

Altered Carbon nos sitúa en un mundo cyberpunk totalmente desconocido a priori en el que nuestra mente puede evocar otras series y películas de ciencia ficción. En mi caso me recordaba muchísimo a Blade Runner. La ciudad, claustrofófica y llena de suciedad, los anuncios luminosos, las tiendas de comida asiática… Cuando la veáis veréis de lo que hablo. Además, los avances tecnológicos con los que cuenta ese mundo (como pagar una cuenta utilizando tu ADN) hace que veamos este mundo como algo que ya hemos podido ver anteriormente.

Altered Carbon

Altered Carbon – El mensaje que nos quiere transmitir

En Altered Carbon puede que nos encontremos en un mundo futurista, pero los problemas que aborda son bastante similares a los que se ha enfrentado la sociedad desde el primer día. La desigualdad social. Bancroft y todo su séquito viven en el Aerium. ¿Dónde está ese Aerium? Encima de Bay City, como su fuera su propio Olimpo y ellos los Dioses Griegos que miran por encima del hombro a los pobres mortales que se arrastran por la ciudad. Una torre alta, como la torre de Babel, queriendo alcanzar el cielo.

El cambio de una funda a otra no es ningún problema para ellos. De hecho, tienen un almacen de fundas como si de un armario se tratara. Mientras tanto, ves como la gente normal tiene graves problemas para poderse hacer con una funda que se adapte a sus necesidades. Incluso hacen juegos en los cuales prometen fundas nuevas a los “concursantes” si consiguen realizar con éxito lo que ellos quieran.

Otro problema del que se habla en Altered Carbon y que notas desde el primer capítulo es algo similar a lo que sucede en Real Humans, La Isla o Blade Runner mismo: ¿qué es una persona? ¿La “pila” o la “funda”? ¿Ambas? ¿Ninguna? En el mismo tráiler ya se nos dice, se cambian de cuerpo como una serpiente se cambia de piel. El hecho de que en este mundo se pueda cambiar el cuerpo a placer, hace que los habitantes de este mundo no sean humanos. Esta deshumanización se percibe mientras estás viendo las conversaciones/las reacciones y los acontecimientos que van sucediendo, sobretodo en la élite, en el Aerium.

Altered Carbon

Altered Carbon – Personajes y Trama

Los personajes de Altered Carbon están muy marcados según el “estrato social” al cual pertenezcan. Los de la élite, los Dioses, actúan como tal. Los habitantes de Bay City, actúan como súbditos. Y luego, tenemos a los que no tienen ni para ponerse una funda, condenados a vivir bajo el yugo de este sistema de clases.

Joel Kinnaman es el protagonista de la serie. Este actor, se desenvuelve bastante bien en ambientes sombríos y funestos, como ya pudimos ver en la serie The Killing. Si bien no aporta todo el carisma que podría, su papel en esta serie es excelente. Es un actor que a mí me encanta (dejemos de un lado Suicide Squad) y verlo en más producciones como ésta es siempre una buena noticia. Otros personajes como Poe, Carnage o Kristin Ortega, aportan diversidad y aportan a la serie parte de lo que la hace tan especial. Aportando incluso, en este mundo sombrío, una pizca de luz y de humor.

Altered Carbon

En cuanto a la serie, debemos decir que el ritmo es lento. Es una serie de ciencia ficción. Si eres un amante de este género, seguro que eres paciente y podrás disfrutar de Altered Carbon plano a plano. Estéticamente es increíble. Todo está cuidado al detalle. El trabajo de producción que ha habido en la serie puedes verlo desde el primer momento. En serio, una maravilla.

Altered Carbon – ¿Qué problemas tiene?

El principal problema que tiene Altered Carbon para mí es el desarrollo de los personajes. O precisamente, su falta de desarrollo. Kinnaman está correcto y me gusta, pero aún así, le falta algo. Disfrutas más las escenas a veces de su yo pasado que las suyas propias. El resto de personajes, sobre todo Kristin Ortega, no acaban de mostrar todo su potencial. Muchas de las reacciones o acciones que tienen no están justificadas y eso hace que el argumento en según qué punto tambalee un poco.

Y por último, la banda sonora. Yo siempre me fijo en la BSO de una película o una serie. De hecho en mis críticas siempre hablo de ello. Pues la de Altered Carbon pasa sin pena ni gloria. Es una pena que no hayan tomado el ejemplo de Blade Runner en este caso, ya que con la estética que tiene, una buena BSO habría hecho que nos sumergiéramos muchísimo más en este mundo que han creado.

Altered Carbon resulta en una serie MUY ambiciosa por parte de Netflix que ha querido dejar su hueco en la plataforma como ya hizo en su día Stranger Things o Dark. Si eres un amante de la ciencia ficción y del estilo cyberpunk, mírala. Si no tienes paciencia o el estilo futurista no es tu estilo, quizás deberías empezar por otra serie, como las mencionadas anteriormente. Muchas gracias por venir aquí, a La Sexta Butaca. Un placer, como siempre.

Altered Carbon

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here