Crítica – Crisis in Six Scenes o Crisis desde el primer episodio – Amazon Prime

Crisis in Six Scenes o el capricho de Woody Allen

En la primera incursión del cineasta Woody Allen en la televisión decide embarcarse con el streaming de Amazon Prime Video. Se aventura a mostrarnos sus crisis internas, en una serie que desde el primer momento se muestra fallida ante el espectador. Nos situamos en la década de los 60, en una ambientación que fotograma a fotograma se encuentra inexistente. Varias veces nos hace preguntarnos si Crisis in Six Scenes ocurre en la actualidad o en el pasado y eso es mala señal. El problema real de la serie es su discurso. Su manera de transmitirnos su mensaje y sus ideas. Y ante todo, la falta de un propósito argumental. El destino al que quiere llegar es tan difuso como la valentía del protagonista. ¿Pero qué has hecho Woody?

“I came in like a wrecking ball” Miley Cirus

Si hay algo que nos llame la atención, además de ver a Woody Allen en la pequeña pantalla, es la personalidad reflejada en el personaje de… Agarraros a la silla, al móvil o a la primera persona que tengáis al lado… Es la presencia de Miley Cirus como co-protagonista. ¿Resta puntos verdad(lo siento, ha perdido credibilidad)? No hace para nada un mal papel, pero la serie acaba balanceándose entre ella y el protagonista, Sidney Muntzinger, ante un repipi tira y afloja de mentalidades y estereotipos tan pedantes como marcados. Desde la revolucionaria rebelde que lucha por sus derechos y convence a los demás que su opinión es la mejor, hasta el estadounidense acomodado de clase Media-Alta que se queja por comer sus biscotes de pan.

El problema real, es su indiferencia. Pasa la serie Crisis in Six Scenes viendo una evolución extremadamente previsible en gran parte de los personajes. Sin toque de humor. Sin el toque de genialidad que caracteriza al maestro Allen.

Lo mejor de Crisis in Six Scenes: Se pasa rápido – Puedes fregar los platos al mismo tiempo

Es una serie que puedes colocar totalmente de fondo, sin perder detalle. Cada uno de los 6 episodios, giran al rededor de la Rebelde Cirus y Allen, poniendo en la balanza más sus pensamientos y mentalidades, que un ese toque de humor que necesitaba el formato. Todo aderezado con unas notas de Jazz que convierten a la serie en una pieza con aromas teatrales.

Personajes definidos cual caricatura en Las Ramblas de Barcelona, un protagonista tan pedante como plano interpretado de manera adecuada por Allen quien podía dar muchísimo más tanto delante como detrás de la pantalla. Actualmente existen mejores series para ver. Excepto si eres un amante empedernido de Woody Allen o de Miley Cirus. En el segundo caso, os recomiendo poner en bucle sus videoclips. Creo que al menos te echas unas risas.

Es un placer seguir analizando series para vosotros y estrenar con tanto amor nuestro Blog! 

Portaros bien y escuchad nuestro Podcast! 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.