Conecta con Nosotros

Críticas

Critica de La Mula: Una cinta realista y estremecedora

La Mula

En La Mula Clint Eastwood interpreta a Earl Stone, un florista entusiasta de Illinois, se especializa en la cultura de una flor efímera que solo vive un día. Él sacrificó su vida y su familia por esa flor, que ya no quiere saber sobre él. En el medio oeste, compungido por la desindustrialización, el comercio colapsa y Earl se ve obligado a vender la casa.

El único bien que queda es el repunte con el que llegó a 41 estados de los 50 sin recibir una multa. Su actitud de conducción atrae la atención de un extraño, que le ofrece un trabajo lucrativo. Un cartel no oficial de narcotraficantes mexicanos, liderado por un hedonista y un jefe gourmand, estos quieren transportar grandes cargas de drogas desde Texas hasta Chicago.

Earl está de acuerdo sin hacer preguntas, cargar en un garaje y llevar a un motel. La venerable edad la hace poco sospechosa e irrelevante para la DEA. Veterano de guerra convertido a ‘mula’, Earl olvida los principios de orgulloso defensor del paísPor unos pocos dólares más . Pero el camino es largo.

Para Clint Eastwood, la pregunta es el tiempo que le queda. Una pregunta urgente surgió de las aguas del Río Mistico y se resolvió cinco años después en Gran Torino. Walt Kowalski, misántropo irascible y veterano de la Guerra de Corea, será su último papel. Clint Eastwood pone en escena su final, al menos hasta la próxima. Porque once años después, el autor que se beneficia de la extensión eterna de los dioses del cine, toma el camino nuevamente en un viaje extra testamentario.

Clint Eastwood sigue aumentando su leyenda

La Mula

La Mula es más que esto, más que el nuevo retrato de un viejo héroe reaccionario que limpia sus pecados. Para Clint Eastwood ya no es hora de escribir su leyenda y jugar con su mito. Perfectamente consciente de lo que provoca, es divertido, pero permanece seco y auténtico detrás de las arrugas de un hombre que ya no tiene la angustia del envejecimiento sino el miedo a morir.

Cuando aparece en la pantalla, el corazón se detiene porque Clint Eastwood siempre es condenadamente excepcional, con su apariencia clara, la sonrisa franca y la silueta imponente que no ha perdido nada de su elegancia pero que no puede ni quiere ocultar el peso de sus años. Esa vulnerabilidad que acompaña a la vejez. En el momento en que presiona, como los secuaces del cartel mexicano, el autor responde ralentizando.

Después del frenesí de El Francotirador y 15:17 Tren a París, esta película tiene un ritmo distinto, es el de un hombre consciente a quien no le queda mucho por recorrer pero que realmente no tiene prisa por llegar al destino. El viaje se disfruta a bordo de un Ford F-100 de los años 70. La Mula es la segunda película ‘Fordist‘ de Eastwood después de Gran Torino, un título dedicado a otro brillante automóvil de Ford. La fascinación por el fordismo, un peculiar método de producción en cadena, explica tal vez la cadencia infernal con la que el director hace sus películas, treinta y ocho de 1971 y la treinta y nueve ya está «ensamblada».

Sólido como un mito, ilumina su «trabajo corporal» y avanza en la radiante película, con el sombrero en la cabeza, agitando las cejas, provocando a los damas armados, entregando flores a las damas o cantando canciones al volante, un impecable florilegio del país y Alma, a lo largo de las carreteras vacías del medio oeste. Basta con verlo, observar cuidadosamente todos sus gestos, que constituyen la materia prima de la película, adivinar lo que la anima a los ochenta y ocho años: extraer toda la vitalidad que queda en su cuerpo y en el de su nación, los dos siempre coinciden. en su cine.

Un ciudadano común se convierte en una mula del cartel

La Mula

El criminal perfecto es un estadounidense promedio, irreprochable e inofensivo. El buen republicano se convierte en una mula del cartel y desafía la ley, encarnada por el agente de Bradley Cooper, eco lejano pero invertido, cazador y no cazado, como lo fue en Un Mundo Perfecto.

En un mundo políticamente correcto, su Earl tiene un lenguaje y comportamiento irreduciblemente inapropiados, trata a los mexicanos de «frijoles rojos», toma lesbianas para hombres y llama «negro» a un viajero afroamericano varado junto a la carretera. Si en la vida de Eastwood desprecia abiertamente lo políticamente correcto e insiste en la responsabilidad individual, en el cine es infinitamente más sutil.

La Mula sólo reitera la complejidad, la riqueza y también el carácter indiscutible de su cine. Republicano de hecho, libertario de corazón, ya que su Earl tiene una ‘buena palabra para todos’, pero nunca duda cuando se trata de defender a los más débiles. En una historia que es gratificantemente emocionante, Eastwood revela el miedo visceral de un motorista latino detenido por la policía durante el viaje de caza «mula».

Unos pocos minutos para resolver sus cuentas con el racismo y el abuso de poder de la policía estadounidense. Quien sabe que su trabajo no se sorprenderá, pero al verlo encarnar esos valores, entregarse en cuerpo y alma, devorar el cine con ganas, tranquilizarlo.

La transposición de una historia real, la de Leo Sharp, un veterano de la Segunda Guerra Mundial arrestado a los noventa por narcotráfico y obsesionado solo por sus flores, La Mula le permite a Clint Eastwood desarrollar el remordimiento por sus seres queridos detrás y no es una coincidencia que Alison Eastwood interpreta a Iris, hija herida por la negligencia de un padre que ya no habla la palabra.

Un héroe a su manera

La Mula

El elenco también cuenta con Andy Garcia, sin la larga barba con la que estamos acostumbrados a verlo en un lugar bien conocido, en el papel de El Chapo. Una maravillosa Dannie West , en el papel de su esposa Mary. Bradley Cooper, como se mencionó, en el papel del papel del detective Colin Bates. Y Laurence Fishburne , el agente especial de la DEA.

Dada la edad, el papel le queda perfectamente. Eastwood puede permitirse ser director, guionista, intérprete y productor. Lo hizo en la calle en el cine estadounidense. Al igual que ese mensajero. Esperando que la meta todavía esté un poco lejos. Todavía necesitamos su habilidad narrativa e interpretativa.

En un cine que continuamente propone historias de superhéroes , él también lo es, a su manera.

La Mula

Seguir Leyendo
Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Elda Gonzalez

    19/02/2019 at 1:52 pm

    Excelente y completa reseña que no solo abarca ésta película en sí sino también la filmografía, vida y personalidad del veterano Clint.

    No soy fan de este género del cine pero leyendo tu artículo ahora tengo curiosidad de verla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Críticas

Critica sin spoilers de X-Men: Dark Phoenix – El lado femenino de la franquicia

Dark Phoenix

La película dirigida por Simon Kinberg concluye la experiencia de Fox con los famosos mutantes y analiza el final de la epopeya entre el pasado, el drama y algunos límites en el pack. En el centro de X-Men: Dark Phoenix, el último capítulo de la saga dedicada a los famosos mutantes, está la Dra. Jean Gray (Sophie Turner), fiel asistente del Profesor X (James McAvoy), quien esconde un poder psíquico devastador y el encuentro con una raza alienígena, que tuvo lugar en el espacio durante una misión interpretada por los X-Men en nombre del gobierno estadounidense, definitivamente explotará.

Y es precisamente el ave fénix traído a la pantalla por la intérprete de Sansa Stark en Game of Throne, el corazón de un episodio final que se lleva a cabo en la adquisición de 20th Century Fox por parte de Disney, proponiéndose a sí mismo como el Final de X-Men antes del advenimiento de New Mutants en los cines en el 2020. Una película, de Josh Boone, que será el último segmento del ciclo, un proyecto al margen que promete ser muy ambivalente hacia el horror.

X-Men: Dark Phoenix opta por explorar el lado femenino de la franquicia

Dark Phoenix

X-Men: Dark Phoenix, gracias a la centralidad de Jean Gray y su relación simbiótica y no muy seductora con la villana Lilandra (Jessica Chastain), opta por explorar el lado femenino de la franquicia como nunca antes: una elección de campo que en el momento de la Capitana Marvel, del #MeToo, podría traer consigo una implicación más que significativa, pero que desafortunadamente no logra expresar su potencial.

La razón es atribuible sobre todo a la falta de atractivo de Turner, que no le da al personaje un grosor particularmente visible, ni a nivel psicológico ni a nivel gráfico, para perder ante la comparación con la anterior Fuerza Fénix (para cuya tira cómica es la película) interpretada en el pasado por Fammke Janssen durante la saga. Su arco narrativo es demasiado preponderante (al principio la vemos como una niña en 1975, solo para encontrarla en la adultez en 1992), pero también se resuelve apresuradamente con un guión que no siempre está a la altura.

En cambio Chastain es mucho más efectiva gracias al misterio que envuelve su personaje: una supervillana que quiere destruir la tierra con cabello muy rubio, rasgos diáfanos y voluntad destructiva, tan gélida como magnética, que compensa la ausencia de carga emocional con una fina y helada vena mefistofélica que ofrece los momentos más interesantes y los intercambios de bromas más ingeniosamente organizados, siempre listos para descubrir «filosóficamente» las profundidades apocalípticas de la historia y sus implicaciones.

Es la última vez que veremos a estos actores y actrices encarnando sus personajes

Dark Phoenix

Visto y considerando que Disney volverá a mostrar todos los personajes cuando se reinicien, X-Men: Dark Phoenix, dirigida por el guionista y colaborador de mucho tiempo de Bryan Singer, Simon Kinberg, ofrece la oportunidad de ver el trabajo, por última vez de todos los actores que entre otras cosas, ahora usan a sus personajes como un guante, con una familiaridad y agilidad que aporta la profesión y la conciencia ya adquirida película por película, James McAvoy en el papel de  Charles Xavier, connotado en este caso de manera impredecible y esquizofrénica, Michael Fassbender como Magneto y Jennifer Lawrence en el papel de Raven, a quien se le confía la broma más programática de todas: “Siempre somos mujeres para salvar hombres deberíamos llamarnos X-Women«.

X-Men: Dark Phoenix está teniendo un paso bastante discreto por la taquilla que las anteriores de su saga y cuyo manejo de los efectos especiales y la postproducción dan la apariencia de una película B en bruto y de rango libre poco alineado con la continuidad de los X-Men pero capaz, especialmente en la segunda parte, de amplificar el sufrimiento y el drama, un sentido del fin y la gestión de una despedida, después de lo cual, inevitablemente, nada volverá a ser lo mismo.


Dark Phoenix

Seguir Leyendo

Críticas

Critica sin spoilers de Vengadores: Endgame, la película definitiva de Marvel Studios

Ha llegado a su fin esta Saga del Infinito que nos ha venido acompañando a todos desde 2008 con la primera película de Iron Man, una cinta que en su momento se arriesgó a mucho porque anteriormente ese tipo de cine no llegaba muy lejos, quizás porque los efectos especiales no hacían justicia a lo que se veía en los cómics o en las series animadas. Bien, Marvel Studios estrenó esa película en 2008, estamos en 2019 y ya han pasado 11 años y se han estrenado el doble de películas (22),  cada una con su propia personalidad, su propio tono y su propio santo y seña y Vengadores: Endgame no escapa a esta premisa.

La película de Iron Man empezó con el convirtiéndose de un empresario millonario que vendía armas a ser un protector de los más débiles, el quería resarcir todo el daño que había provocado su compañía y durante mucho tiempo ha sufrido por las consecuencias de lo que su compañía hacía sin que el supiese nada, luego ha tenido que enfrentarse a amenazas cada vez más peligrosas, cada vez más fuertes hasta que llegó Thanos en Vengadores: Infinity War.

Thanos es la amenaza, el que ha estado moviendo los hilos desde 2012 cuando le dió a Loki el cetro con la gema de la mente, Thanos ha estado buscando por años las gemas del infinito para equilibrar el universo, ese es su sueño, su destino, que haya un universo equilibrado y agradecido, pero las cosas no son como el las piensa y lo hemos visto al final de Vengadores: Infinity War, es muy difícil de aceptar que seres queridos de tu familia desaparezcan ante tus ojos y ya no van a volver y por eso hay que hacer lo que sea necesario para revertirlo.

Endgame es la película de Los Vengadores

Endgame

Si destacamos que Vengadores: Infinity War era la película de Thanos esta por contraste es la de Los Vengadores y aqui Thanos si que es un verdadero villano con el que no empatizas en ningún momento, aqui tu lo que quieres es que lo derroten y que lo golpeen el máximo de veces posibles, es un villano malvado sin ningún sentimiento de culpa, ahora quiere llevar su genocidio a un nuevo nivel.

Y Los Vengadores no pueden permitirlo, la película comienza directamente tras los acontecimientos de la cinta anterior, muestra a nuestros héroes muy golpeados moralmente porque Thanos los hirió emocionalmente y no solo eso, sino que es la primera vez que se sienten derrotados, aunque ahora tienen una poderosa aliada que les de una nueva esperanza, para ir a por el y revertir lo que hizo el chasquido.

Pero las cosas no serán fáciles, tendrán muchos tropiezos para hacer lo que deben para poder regresar a todos sus amigos y compañeros a la vida luego de que se hicieran polvo, tendrán que hacer muchas cosas para poder recuperar las gemas del infinito y esa parte de la película es muy ligera y se deja ver, ese cine de aventuras me gusta y lo abrazo fervientemente, y tiene además la dosis correcta de ciencia ficción y humor para que no se haga pesado ese tramo de la película.

¿Por qué digo que es una cinta de Los Vengadores? Porque así lo siento, cada vengador tiene su momento para lucirse, su momento para ser importante y capital para la trama o para la resolución del conflicto, y no solo los vengadores pero ya hablaremos de eso. Todos y cada uno de ellos tienen momentazos de levantarte de la butaca y aplaudir, el Capitan America tiene tres momentazos que para mi personalmente uno de ellos es la mejor escena del Universo Cimenatográfico de Marvel.

Tony Stark (Iron Man) tambien es capital, es tan capital que sin el no hubiese película, gracias a su mente brillante hay una opción de ganar, esa opción de la que hablaba Doctor Strange cuando vió esos 14.000.605 finales y en solo uno de ellos salían victoriosos. Pero no va a ser una tarea sencilla, Thanos es el villano más poderoso del UCM y venderá muy cara su derrota, como lo decía antes, este Thanos no es el mismo de Vengadores: Infinity War.

Natasha y Clint protagonizan una escena que es muy conmovedora, ellos tienen una amistad muy fuerte desde hace años, una amistad como la que tienen Steve y Bucky, una amistad muy fraternal, y hay un momento en donde deben resolver un conflicto que se les presenta, pero solo uno de ellos lo debe hacer y es conmovedor verlos decidir quien debe afrontar ese reto.

Nebula y Rocket siguen evolucionando

Endgame

Parece lejano aquel 2014 cuando se estrenó Guardianes de la Galaxia de James Gunn, y no lo digo porque tiene cinco años de que lo hiciese, sino por la evolución de sus personajes, todos han tenido una curva de crecimiento que cada vez va a más, Peter Quill, Groot, Drax, Gamora, Rocket y luego se les unió Mantis, Nebula desde Guardianes de la Galaxia ha estado alejada de los Guardianes pero muy pendiente de Gamora a la que ahora si considera y ama como una hermana.

Y es que con la llegada de los hermanos Russo se ha dado una vuelta de tuerca más, como sabemos Nebula se quedó en Titán con Tony, y por lo que pudimos ver en el trailer estaban vagando por el espacio hasta que logran llegar a la tierra, Nebula les dice todo lo que tienen que saber sobre Thanos, y los ayuda a formar un plan para reunir las gemas, pasó de ser una villana, a ser una anti-heroína y ahora es una superheroína más, ella está y se siente a gusto formando parte de ese grupo.

En Vengadores: Endgame seguimos viendo más de ella y por qué ha hecho lo que ha hecho en el pasado, algo que ya suponíamos, ella solo buscaba la aceptación y el orgullo de Thanos, ella era su leal sirviente y buscaba ocupar el lugar de Gamora como su hija favorita, y en una parte de la película se ven esos dos contrastes de una manera muy marcada y sin duda me quedo con la Nebula de ahora.

Rocket por su parte era un cazarrecompensas y un bandido junto a su leal compañero Groot que murió en Guardianes de la Galaxia pero que resurgió en Baby Groot y ahora es un Groot en plena adolescencia, Rocket ha tenido una evolución muy guapa tambien, es parte del grupo y es uno de los lideres del mismo, aqui en esta película se «reconcilia» con Gamora dándose la mano porque han perdido a sus amigos, ya nada será igual.

Rocket tiene un momento que es epica pura, es un momento que tiene con Thor en el que tu tienes la misma reacción como de «espabila chico que somos los héroes y tenemos que actuar ya», esa relación de amistad que Rocket ha tenido con Thor desde Vengadores: Infinity War ha dado sus frutos para tener ese nivel de confianza y en su misión hay muy buenos momentos donde nos hemos reido, porque la película te ayuda a reir para sobrellevar el dolor.

Endgame tiene un par de detalles que generarán polémica

Endgame

Como es normal la película tiene un par de «peros» que si logras entenderlo no te molesta, pero tambien comprendo a las personas que no les gustó el tratamiento que le han dado a Thor en esta cinta luego de que en la anterior estuviese tan soberbio, con la llegada a Wakanda se coronó como el poseedor de una de las mejores escenas del UCM. Pero aqui en Endgame vemos a un Thor distinto, devastado y hundido por la culpa, algo que le hiere por dentro no solo moralmente sino en su ego.

Otro personaje que ha causado polémica ha sido el de Bruce Banner o Hulk, muchas personas esperaban a Hulk de vuelta, y está, aunque algo cambiado, ya no es el mismo Hulk de Los Vengadores, tampoco es el de Thor: Ragnarok es una evolución que a mi parecer es natural y lógica, viendo lo que había hecho Marvel con el personaje en sus ultimas dos apariciones, un Hulk más consciente de su entorno y con más poder de decisiones correctas y no más a lo visceral.

Hay otro detalle que a algunas personas, afortunadamente una minoría, no le ha gustado el momento feminista de la película que a mi en lo personal ,e pareció de lo mejor, si te gusto la pelea de Okoye y Natasha contra Proxima Midnight aqui te lo vas a pasar en grande porque es eso multipicado por diez y con una aparición sorpresiva en la batalla final que ocasionó que el cine se viniese abajo en aplausos.

¿Qué es Vengadores: Endgame?

Vengadores: Endgame

Es un homenaje a su propio universo cinematográfico que ha venido construyendo poco a poco, y con paciencia durante años, porque gracias a esas 21 películas anteriores pudimos tener estas emociones a flor de piel, con personajes a los que tenemos un cariño especial y con los que muchos han venido creciendo a lo largo de esos 11 años de recorrido, aqui tenemos decenas o cientos de referencias no solo a sus películas anteriores sino al cómic en sí, es que tiene desde pequeños guiños hasta escenas que parecen un plano de una viñeta.

Endgame es el cierre perfecto que se le podía dar a esta Saga del Infinito, cierra muchos arcos, abre otros al futuro, un futuro que se ve prometedor en manos de Kevin Feige al que hay que darle las gracias por ser el Stan Lee de nuestra época (que tiene un cameo brillante del que no diré nada para que se sorprnedan), hago la comparación porque en aquella época Stan Lee hizo creaciones de muchos personajes que fueron llevados a las viñetas de los comics y esos personajes aun perduran en nuestros dias y siguen teniendo miles de aventuras.

Feige por su parte ha tomado el dificil reto de llevar la viñeta al cine y no solo lo ha logrado, sino que ha puesto el liston altisimo, y es que tanto infinity War como Endgame son tan gigantescas que dudo que la propia Marvel Studios pueda repetir algo como esto, le tomaría minimo otros 11 años para hacer algo asi pero con otros personajes, tal vez los 4 Fantásticos o los X-Men.

Para terminar solo queda dar las gracias a todos los implicados en el Universo Cinematográfico de Marvel, desde la cabeza visible que es Kevin Feige pasando todos los directores que han hecho parte de esta hermosa saga que nos ha dado la vida a los fans de Marvel, los actores y actrices que han dado vida y voz a los personajes, a los compositores, los cinematografos, las segundas unidades, los dobles de riesgo, maquilladores, diseñadores, directora de casting y un largo etcetera que seguramente me estoy dejando en el tintero, que sepan que los queremos 3.000. Muchas gracias por todo.


Endgame

Nota de Vengadores: Endgame

Seguir Leyendo

Críticas

Critica sin spoilers de Nosotros, del terror a la ciencia ficción

Nosotros

La nueva película de terror del director de Get Out ( ganadora del Oscar al mejor guión original ) llega a las salas de cine, es muy difícil hablar concretamente de Nosotros sin revelar demasiado y arruinar la experiencia, debemos ser cuidadosos en no dar spoilers.

Con los 252 millones de dólares recaudados, las tres nominaciones y un Oscar por Get Out, un thriller político con un corazón sobrenatural, Jordan Peele entró repentinamente en ese círculo de autores que con el género pueden permitirse hacer casi todo, Ejemplo escribe un horror como Nosotros (20 millones de presupuesto contra los 5 de la película anterior), proyecto muy ambicioso, tan llenos de símbolos y cambios de tono como para decir que es una apuesta arriesgada del director.

Seguro ganará mucho dinero con Nosotros y pensará en el próximo proyecto, con un presupuesto que se duplicará o incluso más y con la voluntad de los estudios que ponen el dinero para apoyarle en cualquier idea: porque sí, el es un autor, pero también es una mina de oro. En resumen, lo que ha sido M. Night Shyamalan durante años y nunca ha dejado de ser Christopher Nolan.

Nosotros, de la realidad al horror y de allí a la ciencia ficción

Nosotros

Nosotros, por lo menos durante una hora, es una invasión de casas clásica, nos hace pensar mucho en Los Extraños de Bryan Bertino: hay una familia afroamericana con una cabaña en el lago que, una noche, se encuentra asediada por cuatro locos en unos vehículos, aparentemente falta motivación que va más allá del puro sadismo.

Excepto que esos cuatro tontos son como aquellos para los protagonistas, en el sentido de que son idénticos. No se debe decir algo más, pero esto sucede: la película trabaja largamente en suspenso siguiendo ciertos principios de puesta en escena muy comunes, entonces, literalmente, se rompe. Es decir, pierde las piezas, va más allá de cualquier lógica.

Y mientras esta ficción de lo absurdo rompe la trama y los personajes, es como si la historia terminara desenfocada, y de esta imagen borrosa, de entre estos escombros de significado, la idea política de la película emergió de manera poderosa, en cierto punto, lo único que queda de pie.

Es una forma muy fascinante de entender el género, la semilla ya estaba en Get Out, pero aquí el proceso es extremo: de la realidad al horror, del horror a la ciencia ficción, y ahora incluso de la ciencia ficción al territorio de fantasía. Una acrobacia tan grande que al final depende de poner en boca de un personaje una súper explicación para explicar lo inexplicable, cuando ya es demasiado tarde por algún tiempo.

Medio cine político y medio túnel de horrores, Nosotros funciona muy bien tanto cuando quiere divertirse como cuando quiere que la gente piense, y el único problema es que no siempre parece tener ideas claras sobre cómo mantener las dos cosas juntas. Pero tiene la calidad de ser siempre fascinante, desde el prólogo de los años 80 todo se convirtió en la altura del niño, lo que sería una joya de un cortometraje que también dejaría de lado el resto.


Nosotros

Seguir Leyendo

Trending

Copyright © 2018 Sexta Butaca, todos los derechos reservados.