Crítica Santa Clarita Diet – Netflix os presenta su menú del día

1
339
Santa Clarita Diet

Netflix tiene series originales para todos los gustos. Desde series de Marvel como Daredevil o Jessica Jones a series anime como B: The Beginning. Como no, las comedias también tienen su lugar en la plataforma de streaming. Una de las series que más sorprendió el año pasado fue Santa Clarita Diet, una comedia un tanto gore con Drew Barrymore y Timothy Olyphant.

Este mes se estrenó en el canal la segunda temporada de la serie, la cual he “consumido” en dos días. Personalmente, me gusta mucho Santa Clarita Diet. Después de ver la segunda temporada, he decidido hacer la crítica de la serie para convenceros de que la veais. Ahora bien, advierto desde el principio… No es para todos los públicos. O te encanta, o la odias. Así que dejadme daros mi opinión y, a partir de ahí, decidis si darle una oportunidad o no. La crítica será sin spoilers, así que sentaros a la mesa y disfrutad del menú que nos ofrece el pueblo de Santa Clarita.

Santa Clarita Diet – Los Hammond, una familia perfectamente normal

Sheila y Joel Hammond son un matrimonio que vive en el apacible (y aburrido) pueblo de Santa Clarita (Los Ángeles). Los dos trabajan como agentes inmobiliarios y tienen una sarcástica y genial hija, Abby. Su vida es perfectamente normal, hasta que Sheila en una de sus ventas tiene un ataque y comienza a vomitar a diestro y siniestro. Después de expulsar algo parecido a un órgano (redondo, como una piedra), Sheila muere. Ahora bien, no por mucho tiempo. Sin latido ni pulso, Sheila se despierta convertida en una peculiar “muerta viviente”, muy distante de la imagen que tenemos de los zombies por The Walking Dead o series parecidas.

La buena noticia, Sheila no está del todo muerta y sigue siendo ella. Más o menos. De hecho, es una versión mejorada de sí misma, siendo más valiente, impulsiva y divertida. ¿La mala? Digamos que ha desarrollado un apetito “exclusivo” y ahora tienen que encontrar la forma de alimentarla. A causa de la condición de Sheila, Joel con ayuda de su hija y de su vecino Eric (un nerd que ha estado estudiando toda su vida cosas paranormales y está preparado para esto) intentarán mantener a su mujer fuera de peligro y averiguar qué ha podido provocar su muerte. Además, de paso intentarán evitar que Sheila sea un peligro para otros. Veamos qué tal les va.

Santa Clarita Diet – El humor de la serie

Como habéis podido notar en el resumen del argumento, Santa Clarita Diet nos presenta una situación irreal y disparatada. Los creadores de la serie lo saben. Si esta serie la hubieran enfocado como algo serio, una serie de zombies normal, sería una gran decepción. Pero, no lo han hecho. Han decidido pasar del drama, inundarse de comedia hasta llegar a lo absurdo. Y es genial así.

Santa Clarita Diet se mueve entre un humor sangriento estilo Tarantino (sin llegar, claro, a su nivel) y un humor absurdo por las reacciones de los personajes a según qué situaciones. Me recuerda mucho a la película La muerte os sienta tan bien (o Death Becomes Her en inglés). Todo es tan inverosímil que no puedes evitar reírte. Que estén literalmente enterrando un cadaver mientras mantienen una conversación perfectamente normal sobre las ventas de pisos… Además, la “normalidad” con la que afrontan todos la peculiar situación de la protagonista… ¡Genial! Ahora bien, si no tienes estómago o el humor un tanto absurdo te aburre… No la veas.

Barrymore y Olyphant están increíbles. Sus actuaciones son de lo mejor de la serie. Pondría la mano en el fuego de que se lo han pasado bien grabando. Los personajes de Sheila y Joel son divertidos y adictivos. Tanto él como ella pasan de una situación perfecta (juntos desde el instituto) a tener que luchar día a día por mantener su vida. Cuando escuchas de qué va la serie por primera vez puedes pensar, menuda tontería… Pero Santa Clarita Diet es una gran sorpresa.

Santa Clarita Diet

¿Por qué deberías ver Santa Clarita Diet?

Dejando de lado lo que ya hemos comentado, Santa Clarita Diet es una serie que sorprende y divierte. Es fácil y ligera de ver, con dos temporadas, 10 capítulos por temporada y unos 30 minutos cada capítulo. No se hace repetitiva, sorprende y, además, cada capítulo está MUY bien aprovechado, no dejando que te aburras en él.

El humor, como ya he dicho, es genial, haciendo que el drama sea inexistente. El resultado es una comedia entretenida y adictiva (ya os digo, que vi la segunda temporada en dos días literalmente). El paso de tono de una situación dramática a una divertida mediante sangre y vísceras es el sello de esta serie. Todo muy surrealista, pero a mí me encanta. Si no tienes estómago…

Esta serie, además, echa por tierra el prototipo de familia americana perfecta. Los Hammond pasan de ser dignos de una portada de revista a ser de portada de sucesos. La transformación y cómo intentan, a pesar de todo, mantener la normalidad, es lo que hace a Santa Clarita Diet una serie divertida para pasar el rato.

Santa Clarita Diet

Santa Clarita Diet – Los postres

Santa Clarita Diet es una serie difícil de digerir si tienes un estómago sensible. Abstenerse de verla mientras coméis. Es un consejo que agradeceréis después. El tipo de humor que tiene no es para todos los públicos. A veces es demasiado surrealista y delirante. Este humor negro que tiene no es para todos. Ahora bien, si te gusta, es una serie que vas a disfrutar.

Además, es una serie que ha mejorado en su segunda temporada. No voy a hablar en especial de ella, ya que esta crítica es de la serie, no de una temporada, pero solo quiero comentaros que el guión mejora, los gags también y los personajes tienen un mayor desarrollo y profundidad. Y esto es todo. Santa Clarita Diet ha venido para quedarse y yo, lo celebro. Muchas gracias por estar aquí, en La Sexta Butaca. Bon Appetit!

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here