Conecta con Nosotros

Críticas

Crítica: The tale. Aprendiendo a vivir con un tortuoso pasado

Es triste que hoy día tengamos que ver películas como esta sobre todo si son basadas en hechos reales. Pero como no se puede tapar el sol con un dedo. Hay que aplaudir a los cineastas que aprovechando su posición abren debates sobre temas tan escabrosos que de otro modo jamás generarán conversación. En el caso de The Tale la directora, Jennifer Fox, hasta el momento conocida por sus trabajos como documentalista, firma su primer trabajo de ficción, en el que aprovecha de contar su verdad.

Fox estuvo un largo tiempo intentando sacar adelante este proyecto que por la historia en sí le cerró muchas puertas. Pero una vez que se estrenó en el Festival de Sundance, no ha dejado de recibir ovaciones. HBO adquirió los derechos (y ya se puede ver, desde el mes de mayo, en HBO España) y actualmente suena como una de las producciones favoritas para conquistar la venidera ceremonia de los premios Emmy.

La percepción de la verdad

The Tale inicia con una escena de Jennifer (Laura Dern) documentando una calle rural. Basta un par de secuencias para dejarnos claro que ella tiene una buena vida. Tiene un buen trabajo, una pareja que la quiere y una madre que se preocupa por ella. En efecto, la mamá de Jennifer (una maravillosa Ellen Burstyn) entra en pánico cuando consigue un cuento que su hija escribió cuando tenía trece años donde narra -lo que ella pensó fue- una historia de amor con un hombre de cuarenta años.

Jennifer le resta importancia porque su memoria ha normalizado los hechos. Ella no se recuerda tan joven ni lo piensa a él tan mayor. La directora, quien obviamente también escribe, crea una variable de libre interpretación. Es indiscutible que ella, Jennifer, ha modificado y parcialmente borrado la historia pero por qué. ¿Después de todo ha sido una experiencia traumática que su cerebro ha decidido eliminarla o simplemente fue tan inocente que nunca se percató de las intenciones de aquel hombre? Mientras Jennifer intenta descubrir qué sucedió realmente, permite que el espectador vaya sacando propias conjeturas.

En busca de recuerdos

Aunque su pareja no cree que sea buena idea, sabiendo que puede ser traumático para ella, Jennifer se dispone a averiguar que sucedió realmente. Una vez que comienza a recapitular el cuento que ella misma escribió, Jennifer sigue sin comprender las anomalías de la historia. Con una línea de flashbacks vemos a una Jennifer adolescente asistiendo a una casa de campo para tomar clases de equitación impartidas por la Sra. G (Elizabeth Debicki) (“la mujer más bella que había conocido”) y el entrenador Bill (Jason Ritter). Jennifer los recuerda perfectamente, incluyendo una imagen de si misma. Pero una vez que se reúne con otras mujeres que treinta años atrás asistieron con ella a las clases, se da cuenta que sus propios recuerdos la han traicionado.

La Sra. G y Bill siguen fieles a sus recuerdos pero ella es mucho más pequeña (físicamente) que la imagen que conservaba. Con esto Fox hace alusión a esa etapa adolescente que todos alguna vez atravesamos donde, por el simple hecho de estar creciendo, ya nos creemos adultos. Vemos un reflejo más grande de lo que somos realmente. Y en parte es normal que Jennifer se recuerde cómo una mujer joven cuando comenzaba a dormir fuera de casa en verano, cuando comenzaba a hacer amigos, cuando comenzaba a sentirse amada.

Un pasado tortuoso

Una vez que Jennifer consigue los recuerdos reales, todo se vuelve más claro y con ello los flashbacks más recurrentes. La narración no es más que la lectura de aquel cuento que va haciendo Jennifer para sí misma. Pero no es la única vez que las dos versiones del personaje colisionan. Jennifer, en un guiño a su propio trabajo, recurre a escenas que parecen fragmentos de documentales. Su voz (bueno, en este caso la de Laura Dern) interviene en diferentes partes del relato. Ella se cuestiona y cuestiona a otros personajes tras sus acciones. Tal vez estas escenas sean referencias de las preguntas que alguna vez deseó hacer o de las que nunca recibió respuesta.

Esas escenas son el enlace perfecto entre las dos líneas temporales que maneja el guión. Consiguiendo una transición limpia entre el presente y el pasado, estableciendo los diferentes conflictos. Por una parte Jennifer se rehúsa a eriquetarse como víctima (y en ningún momento lo hace) aun sabiendo que, en efecto, alguien abusó de ella.

El rostro del dolor

Mientras vamos siendo testigos de como dos adultos se aprovecharon de la situación emocional de una niña (proveniente de un hogar disfuncional). Formando una relación que, a pesar de justificar todo con amor, era, desde luego patológica.

Y es allí donde Fox lleva al límite la similitud de la película con un documental y procura ser lo más realista posible. Jennifer tiene recuerdos de cómo sucedieron las cosas pero esas memorias ahora parecen mentiras. Ella sabe que las cosas fueron peor y son los hechos lo que lo evidencian. Vemos a una Jennifer indefensa tener relaciones con Bill, que una vez más promete algo que hasta ahora Jennifer no conocía: amor.

La película tras dos primeras partes descorazonadas tiene un final brillante (de hecho dos) que enciende alarmas. Primero, Jennifer, ya sabiendo que algo no estaba bien, cuenta su historia para ver como su profesora, aplaudiendo con las orejas por «el buen trabajo» decide mirar a otro lado pretendiendo que un cuento sobre una relación tóxica ha nacido de la imaginación de una niña. Segundo, Jennifer, decide enfrentar a su abusador treinta años después; porque nunca es tarde para hacer frente a la verdad y hacer justicia.

Una directora inspirada

Jennifer Fox ha conseguido un trabajo de dirección sublime. Beneficiándose de recursos dignos del género documental para incrustar realismo a su relato. Así mismo, sabiendo que en una historia de este calibre, no hay tintes medios. Ha optado por escenas difíciles de digerir (con utilización de dobles de cuerpo, obviamente) que pueden espantar a más de uno.

El minúsculo presupuesto con el que contó la directora se nota, ya que es una producción libre de pretensiones; sin embargo, contó con una estrella como Laura Dern que está incontestable como la misma Jennifer. Pero es lo pequeña Isabelle Nélisse, en la versión joven del personaje, la gran revelación.

The Tale es una película necesaria que nos recuerda porque el cine es tan maravilloso. Por un lado, nos puede hacer volar con las historias más fantásticas y por otro nos llaman a Tierra con historias desgarradoras. Necesitan ser contadas para concienciar a una sociedad, a veces, excesivamente indolente.

Críticas

Reseña de The Current War: una cinta ‘gafada’

The Current War

Normalmente, la realización de una película no es una historia que valga la pena contar. El trabajo final debe hablar por sí mismo. Pero la historia todo el proceso de realización (y más tarde distribución) de The Current War no es normal.

Esta fue la película en la que Harvey Weinstein estaba trabajando cuando estalló su escándalo de abuso sexual. Weinstein siguió adelante con la proyección de la película en el Festival de Cine de Toronto 2017 a pesar de las súplicas del director de que la película no estaba lista para ser exhibida.  Una vez que llegó el escándalo, el director Alfonso Gómez-Rejón (creador de la maravillosa Yo, él y Raquel) quedó indefenso: no pudo acceder a la película para volver a filmar y editar tal como quería. Ahora, después de dos años de disputas legales, finalmente puede presentar su proyecto terminado.

The Current War: Sinopsis

Conocemos la electricidad desde que llegamos al mundo, literalmente. Es una fuente que aportan luz y poder al mundo. Aparte de fuentes de alimentos confiables y agua y aire limpios, nada es más vital como la electricidad. Sin embargo, retrocediendo en el tiempo solo 125 años, el sol y la luz de las velas eran las únicas formas de iluminación.

Pero para entonces, detrás de las puertas de sus respectivos laboratorios, Thomas Edison y George Westinghouse, ingenieros expertos trabajaban diligentemente para descubrir el avance que traería luz al mundo oscuro: la electricidad.

Un resultado decepcionante

Por un lado, es una buena historia para el director que ha llegado a estrenar su versión (o director’s cut como se le conoce). Por otro lado, la película no llega a ser un drama histórico de primer nivel a pesar de ser una historia de la vida real que cambió el mundo.

La mayoría estaría de acuerdo en que no hay mucho valor de entretenimiento al observar el ensayo y error diario de los ingenieros en un laboratorio, por lo que tiene mucho sentido que el director Gómez-Rejon y el escritor Michael Mitnick centren su atención en la rivalidad personal y profesional entre Thomas Edison y George Westinghouse, así como una parte de la historia que involucra al inmigrante serbio Nikola Tesla, quizás el más brillante de todos. Pero la película no logra nada de lo que se propone y se siente a medio gas, simplemente decepcionante.

Un reparto coral que cumple

Benedict Cumberbatch interpreta a Edison, una verdadera celebridad e inventor de renombre. Vemos cómo la vida familiar de Edison con su esposa Mary (Tuppence Middleton) queda atrás en su trabajo en su laboratorio de Menlo Park; un rasgo que se vuelve más extremo después de una tragedia personal.

Michael Shannon interpreta a George Westinghouse, desarrollador de frenos de ferrocarril, de una manera estoica y centrada, y con una estrecha relación con su esposa Marguerite (Katherine Waterston).

Nicholas Hoult interpreta a Nikola Tesla, él de mente brillante en contraste con sus formas extravagantes de trabajo. Los otros dos actores clave aquí son Matthew Macfayden como JP Morgan, el banquero que financia gran parte del trabajo, y Tom Holland como Samuel Insull, el leal asistente de Edison.

 The Current War

Un historia que se desperdicia

Aunque difícil de imaginar ahora, el gran debate se redujo a qué forma de electricidad era más práctica para las masas. Edison creía que se trataba de corriente continua (CC), mientras que Westinghouse y Tesla tenían corriente alterna (CA), que creían que era más barata y más poderosa. Edison, siempre el manipulador de los medios, creó preguntas sobre la seguridad pública en lo que respecta a AC al realizar dramáticas acrobacias públicas. Una nota interesante aquí es que, a pesar de la promesa de Edison de nunca inventar armas militares o algo diseñado para quitar vidas, fue su trabajo lo que llevó al uso de la silla eléctrica como reemplazo de los ahorcamientos en casos de pena de muerte.

Esta rivalidad entre dos titanes de la industria nunca parece hacer clic, y lamentablemente, la historia de Tesla aparece como un complemento de la película, aunque su trabajo es digno de su propia película. Westinghouse trata con sus flashbacks de la Guerra Civil, y la naturaleza tosca de Edison se ve opacada aquí en un esfuerzo por hacerlo un poco más atractivo como personaje.

La Feria Mundial de Chicago de 1893 proporciona la «línea de meta» para esta competencia, con el ganador iluminando la Feria y preparando el escenario para el resto del país. Aquí hay parpadeos de una gran película, y las actuaciones alcanzan los niveles esperados para un elenco tan fuerte, pero en general, la película parece un poco inconexa y se esfuerza demasiado para ser considerada una película prestigiosa.

No es mala del todo, desde luego epro su visionado resulta frustrante ya que pudo ser mejor.

The Current War se estrena hoy en cines.

Seguir Leyendo

Críticas

Critica de Spider-Man: Lejos de Casa, el arácnido será el nuevo rostro del UCM

Spider-Man

Ya hemos podido ver Spider-Man: Lejos de Casa y como lo leen en el titulo de esta critica, esa es la sensación que nos deja la película, ya desde los tráilers te decían que estaban en busca del nuevo Iron Man, pero no hablaban de una manera literal, sino de que se busca el nuevo rostro de este Universo Cinematográfico que ya va hacia su cuarta fase, y parece que este nuevo rostro lo han encontrado en Tom Holland/Spider-Man, y las sensaciones que deja son muy buenas.

Pero comencemos por el principio, el mundo está adaptándose al regreso de las personas que desaparecieron con el chasquido de Thanos, un regreso que es gracias a una batalla épica contra el gran Titán que cobró las vidas de Black Widow y de Iron Man/Tony Stark, y es que ambos sacrificaron sus vidas, Natasha para obtener la gema del alma y Tony sacrificó su vida haciendo un chasquido para desaparecer a Thanos y a todos sus aliados.

¿Spider-Man será el nuevo Iron Man?

Spider-Man

A lo largo de la película vemos continuas imágenes de Tony Stark/Iron Man, muchos lo ven de mala manera ya que a sus ojos Spider-Man es mucho más conocido que Stark y no necesita de esa figura para tener más reconocimiento en la taquilla, pero es que hay que separar las cosas, una cosa es Marvel Cómics donde si, El Hombre Araña es hiperconocido y seguramente el más famoso de todos, y otro es el Universo Cinematográfico de Marvel.

En este UCM Peter es aun un adolescente que está dando sus primeros pasos en el mundo superheroico, incluso el mismo no se ve como el sucesor de Iron Man, no se ve preparado para afrontar esa clase de reto, cuando Nick Fury le habla de lo que está ocurriendo en el mundo, las tragedias que podrían ocurrir, incluso hablan del fin del mundo y Peter solo quiere seguir con sus vacaciones, prefiere que llamen a Thor o Capitana Marvel, el solo quiere una vida normal.

Ahora hablemos un poco de la película, como se ve en el tráiler Peter y sus compañeros van de viaje a Europa, harán varios viajes hasta terminar en París… o ese era el itinerario que a medida que va desarrollándose la película éste va sufriendo cambios sobre la marcha, y es que nada más llegar a Venecia las cosas empiezan a ponerse feas para todos, ya que aparece Hydro-Man y hace estragos en una ciudad donde si algo sobra es agua.

Destruye edificios, puentes, derrumba una iglesia, causa una hecatombe a la que Peter no podía hacer frente, y como se ve en el tráiler aparece Mysterio en ese momento para combatir a Hydro-Man y salvar el día, Mysterio en realidad es Quentin Beck, el dice venir de la Tierra 833 y que su mundo fue destruido por Los Elementales y vino a la Tierra 616 a detenerlos, a que no se repitiera la historia, se supone que entraron por un portal que se abrió con el chasquido de Thanos.

Mysterio ayuda a Peter a crecer como héroe

Spider-Man

Mysterio se muestra como una persona coherente, que quiere hacer las cosas bien, que no quiere que lo que pasó en su mundo se repita, habla con Peter, le aconseja, es una persona muy madura y que empatiza con Peter, se hace su «figura paterna», y es ahí cuando las cosas se arruinan, nunca se puede juzgar a un libro por su portada y es el error que cometió Peter, se dejó llevar por la empatia de Beck y por el gran espectáculo que este montó y le confió a el, a Mysterio, el legado de Tony Stark.

Y es aquí cuando la película da un giro de 180°, ya que hasta ese momento la película al igual que la primera parte de Vengadores: Endgame, tenía un ritmo más bien pausado, no pasaban muchas cosas más allá del gran espectáculo que hizo Mysterio gracias a sus ilusiones, pero ahora cambia el juego, ya Peter sabe que todo era una ilusión y que Mysterio está detrás de los Elementales y que planea algo más grande.

Mysterio es un villano muy listo, inteligente y conoce muy bien sus trucos, nota que falta algo y allí se da cuenta de que Peter sabe todo y entra en cólera ya que tendrá que acabar con el para poder llevar a cabo su plan de ser reconocido como el nuevo Iron Man, la nueva cara de Los Vengadores, y eso es algo que ni Spider-Man ni Fury pueden permitir, así que a través de Happy Hogan se comunican con Nick para decirle que Mysterio es un farsante y que quiere destruir Londres y a través de sus ilusiones «salvar» la ciudad para que lo consideren el nuevo héroe, el mejor.

No será fácil, Mysterio tiene muchos trucos y es muy inteligente, Peter tendrá que luchar contra sus temores, contra sus debilidades y realzar sus fortalezas para poder derrotar a este rival que no va a ceder tan fácilmente, y es que la pelea es un espectáculo visual, no veíamos algo así desde Doctor Strange, y no es porque sea una batalla psicodelica, sino que hay muchas ilusiones, y Peter tendrá que usar su sentido arácnido para poder detectar lo falso de lo real.

La película también tiene guiños al  Capitán América

Spider-Man

Para no arruinarte la película no te desvelaremos el final ya que es una pelea épica, y la verdad que es una pasada y queremos que te emociones tanto como nosotros con todo lo que ocurre allí, personalmente hay un momento de esa pelea final que me ha emocionado mucho y es una referencia al Capitán América, espero que ustedes la noten, bueno en realidad hay dos guiños al Cap y están bastante guapos.

La película tiene dos escenas post-créditos, una más ligada a Spider-Man y su posible futuro, nos quedamos con las manos en la cabeza, nuestra reacción fue la misma de cierto personaje, esta muy bien integrada, con un par de sorpresas que nos dejaron con la boca abierta. La segunda post-créditos está perfecta también, y para mi nos muestra el futuro de Marvel, nos muestra lo que podría ser la «próxima Endgame», el próximo evento final de la próxima saga.

Para concluir, para este servidor, Peter será la nueva cara del UCM, no el nuevo Iron Man aunque hay un guiño brutal a Tony y a sus primeras películas cuando se pasaba días en su laboratorio creando cosas increíbles para salvar la mundo y con la inconfundible música de la banda AC⚡️DC, entonces al parecer Peter será el nuevo lider de Los Vengadores, queda ver si tendrá una figura al lado como lo fue Steve Rogers o será un líder único, pronto saldremos de dudas.


Nota

Nota de Spider-Man: Lejos de Casa

Seguir Leyendo

Críticas

Critica sin spoilers de X-Men: Dark Phoenix – El lado femenino de la franquicia

Dark Phoenix

La película dirigida por Simon Kinberg concluye la experiencia de Fox con los famosos mutantes y analiza el final de la epopeya entre el pasado, el drama y algunos límites en el pack. En el centro de X-Men: Dark Phoenix, el último capítulo de la saga dedicada a los famosos mutantes, está la Dra. Jean Gray (Sophie Turner), fiel asistente del Profesor X (James McAvoy), quien esconde un poder psíquico devastador y el encuentro con una raza alienígena, que tuvo lugar en el espacio durante una misión interpretada por los X-Men en nombre del gobierno estadounidense, definitivamente explotará.

Y es precisamente el ave fénix traído a la pantalla por la intérprete de Sansa Stark en Game of Throne, el corazón de un episodio final que se lleva a cabo en la adquisición de 20th Century Fox por parte de Disney, proponiéndose a sí mismo como el Final de X-Men antes del advenimiento de New Mutants en los cines en el 2020. Una película, de Josh Boone, que será el último segmento del ciclo, un proyecto al margen que promete ser muy ambivalente hacia el horror.

X-Men: Dark Phoenix opta por explorar el lado femenino de la franquicia

Dark Phoenix

X-Men: Dark Phoenix, gracias a la centralidad de Jean Gray y su relación simbiótica y no muy seductora con la villana Lilandra (Jessica Chastain), opta por explorar el lado femenino de la franquicia como nunca antes: una elección de campo que en el momento de la Capitana Marvel, del #MeToo, podría traer consigo una implicación más que significativa, pero que desafortunadamente no logra expresar su potencial.

La razón es atribuible sobre todo a la falta de atractivo de Turner, que no le da al personaje un grosor particularmente visible, ni a nivel psicológico ni a nivel gráfico, para perder ante la comparación con la anterior Fuerza Fénix (para cuya tira cómica es la película) interpretada en el pasado por Fammke Janssen durante la saga. Su arco narrativo es demasiado preponderante (al principio la vemos como una niña en 1975, solo para encontrarla en la adultez en 1992), pero también se resuelve apresuradamente con un guión que no siempre está a la altura.

En cambio Chastain es mucho más efectiva gracias al misterio que envuelve su personaje: una supervillana que quiere destruir la tierra con cabello muy rubio, rasgos diáfanos y voluntad destructiva, tan gélida como magnética, que compensa la ausencia de carga emocional con una fina y helada vena mefistofélica que ofrece los momentos más interesantes y los intercambios de bromas más ingeniosamente organizados, siempre listos para descubrir «filosóficamente» las profundidades apocalípticas de la historia y sus implicaciones.

Es la última vez que veremos a estos actores y actrices encarnando sus personajes

Dark Phoenix

Visto y considerando que Disney volverá a mostrar todos los personajes cuando se reinicien, X-Men: Dark Phoenix, dirigida por el guionista y colaborador de mucho tiempo de Bryan Singer, Simon Kinberg, ofrece la oportunidad de ver el trabajo, por última vez de todos los actores que entre otras cosas, ahora usan a sus personajes como un guante, con una familiaridad y agilidad que aporta la profesión y la conciencia ya adquirida película por película, James McAvoy en el papel de  Charles Xavier, connotado en este caso de manera impredecible y esquizofrénica, Michael Fassbender como Magneto y Jennifer Lawrence en el papel de Raven, a quien se le confía la broma más programática de todas: “Siempre somos mujeres para salvar hombres deberíamos llamarnos X-Women«.

X-Men: Dark Phoenix está teniendo un paso bastante discreto por la taquilla que las anteriores de su saga y cuyo manejo de los efectos especiales y la postproducción dan la apariencia de una película B en bruto y de rango libre poco alineado con la continuidad de los X-Men pero capaz, especialmente en la segunda parte, de amplificar el sufrimiento y el drama, un sentido del fin y la gestión de una despedida, después de lo cual, inevitablemente, nada volverá a ser lo mismo.


Dark Phoenix

Seguir Leyendo

Trending

Copyright © 2018 Sexta Butaca, todos los derechos reservados.