Conecta con Nosotros

Críticas

Crítica Vengadores: Infinity War – La culminación de 10 años de historia

Infinity War

¡Hola a todos! Sentimos nuestra ausencia, en estas semanas tan mágicas para el mundo del cine. Avengers: Infinity War (o Vengadores, como prefiráis) se estrenó hace unas dos semanas y ha sido todo aquello que esperábamos. Y más. El hecho de haber tardado en publicar la crítica me ha brindado la oportunidad de ver la película tres veces. Sí, tres veces. En el cine. Y todavía me parecen pocas.

Infinity War es la culminación de 10 años del MCU, un universo cuidado a través de 19 películas hasta la fecha. El crossover más ambicioso de la historia, dirigido por los hermanos Russo (Soldado de Invierno y Civil War). La expectación que había tras esta película ha sido increíble. Y no es para menos. Todos los personajes, por fin, juntos. En esta crítica os voy a explicar qué me ha parecido, por qué me ha encantado y por qué me parece la mejor película del MCU hasta la fecha.

Tras dos semanas en los cines, esta crítica irá cargada de spoilers. Así que si eres una de las pocas personas en el mundo que todavía no ha visto Infinity War… Cierra inmediatamente la crítica y corre a arreglarlo. Para todos aquellos que hayan visto la peli una, dos o más veces… Poneos cómodos y vamos a recorrer Vengadores juntos.

Infinity War

Infinity War – La culminación de 10 años de Marvel

Las películas de superhéroes, 10 años atrás, se caracterizaban por lo mismo: individualidad. La película era de Batman, de Superman, de Spider-Man… Y ya está. Un personaje envuelto en su propio universo inalterable. Sus amigos, sus villanos. Nada más. El resultado resultaba, en gran parte de los casos, insatisfactorio. Exceptuando quizás (en mi humilde opinión) la trilogía de Nolan… Las películas de superhéroes eran para un público determinado que, casi siempre, acababa tremendamente cabreado. ¿Por qué sucedía esto? Porque los personajes provenían de un Universo complejo. En DC Comics y Marvel coexisten sus personajes. Tienen sus cómics individuales, es cierto. Pero existen muchos más en los que interactúan con otros personajes de la misma casa. La propia historia de cada personaje está condicionada por las acciones de otros, hecho que en las películas se perdía. Pero entonces… llegó Marvel.

Hace 10 años, se estrenó la primera película del complejo universo MCU: Iron Man 1. La película, una maravilla, nos presentó el primer crossover del universo. Tony Stark hablando con Nick Furia. Las primeras películas del universo, la Fase 1, fueron “individualistas”, es cierto, pero siempre introduciendo nuevos personajes (como en Thor 1 que aparece ojo de Halcón o Iron Man 2, donde aparece La Viuda Negra). Siempre existía un hilo conductor, una referencia que nos hacía ver que había más, que esta película formaba parte de algo mucho más grande. Esta fase tuvo su punto álgido en Los Vengadores. Todos los personajes presentados anteriormente aparecieron en la misma película… Y fue increíble. Al ponerlos juntos a trabajar pudimos apreciar las posibilidades que esto nos ofrecía.

A partir de Vengadores 1, las escenas post-créditos tomaron un valor adicional: queríamos saber qué pasaría en la siguiente película. Y así fuimos pasando por la Fase 2 y la Fase 3. Habíamos introducido nuevos personajes: La Bruja Escarlata, Vision, Dr. Strange… ¡Incluso Spider-Man había vuelto a casa! Ahora, con todos estos nuevos héroes y la búsqueda de las gemas del infinito como hilo… Llegaba el momento. El mayor crossover, que ha tardado 10 años en crearse. Vengadores: Infinity War. Thanos contra todos.

Infinity War

Infinity War – La búsqueda de las gemas acaba

Infinity War, incluso antes de que aparezca el título, ya empieza (como se diría) a saco. En Thor: Ragnarok habíamos dejado a los asgardianos en una nave, yendo en búsqueda de su nuevo hogar. Pero, en la escena post-créditos veíamos cómo se encontraban con una nave el triple de grande con intenciones claramente poco amistosas. Mucho se especuló quién era pero… Lo sabíamos. Thanos ha vuelto. Por fin le conoceremos. Después de diezmar Xandar y conseguir la Gema de Poder, va a por la Gema del Espacio.

Esta primera escena nos muestra el tono de la película: esto va en serio, no va a decaer. Thanos tiene su gema, mata a Loki y a la mitad de la nave. En los primeros 5 minutos de la película. En este momento, todos estábamos debatiéndonos entre dos posturas: ¿esto va en serio? y bah, seguro que no está muerto. Pero a medida que avanza la película… Te das cuenta que es real. Thanos no se anda con bromas. Y quiere el resto de gemas.

A medida que avanza la película, a medida que va recuperando las gemas, nos vamos desesperando un poco más. Cuando va por la Gema del Alma (por fin sabemos dónde estaba), nuestro corazón ya se ha roto. Con la muerte de Gamora, de la misma forma que pasaba con la muerte de Loki, nos quedamos en este estado de: esto NO puede ser verdad. En el MCU, habíamos asistido a la muerte del agente Coulson (que al final no era así) y de Quicksilver (que bueno… no creo que a mucha gente le haya quitado el sueño). Ahora bien, en esta película sí están muriendo, pero nos aferrábamos a la idea de que no. No era posible. Hasta que llegó el final, un chasquido de dedos y… Desesperación.

Infinity War

Infinity War – El frenético ritmo de la guerra del Infinito

Infinity War, como ya he comentado antes, empieza dejándonos sin aliento. Y no decae para nada. La película prosigue a un ritmo frenético, lleno de sorpresas y emoción. Estamos con Iron Man y PAM, aparece Dr. Strange. Ahora los Guardianes, PAM, llega Thor. Y así todo el rato. Hasta el final más apoteósico que pueda existir, entre Wakanda y Titán. La mitad en un sitio, la mitad en el otro. Es increíble pensar que NO hay una escena que sobre, que no tenga un significado o que puedas descartar. Todo tiene su sentido, todo forma parte de un mismo hilo conductor que nos lleva al desenlace más trágico que podría haber.

Además del ritmo, el tono de la película es el adecuado. Un tono serio, solemne, con unos pequeños momentos de humor entre medio que no desmerecen a la película. No es un Guardianes, no es un Spider-Man. Es la película que da sentido a los 10 años de historia del MCU. Tenía que ser seria. Pero a la vez… Es Marvel. Sus puntos de humor tenían que estar. Infinity War se alza como la mejor película del universo, con un ritmo increíble y la mezcla de seriedad y humor correcta. Está hecha para reír, pero también para llorar.

Infinity War

En esta película se nos ha introducido a Thanos, el gran titán. Thanos, que llevábamos siguiéndole la pista ya desde Vengadores 1, desde hace 6 años. Esperábamos con ansias ver cómo sería porque, menos Loki, Vulture o el reciente Killmonger de Black Panther, el resto de villanos de Marvel.. meh. Y después de verlo, se ha convertido en el MEJOR villano del MCU. Un villano (interpretado por Josh Brolin), con motivo, bien hecho, bien consolidado, con un objetivo claro y bien definido. Un villano carismático que, incluso, podemos empatizar con él.

Habíamos esperado mucho para ver a Thanos y era todo lo que queríamos y más. Su relación con Gamora y, sobretodo cómo obtiene el la gema del Alma, hacen de él un villano increíble que deseamos volver a ver en Vengadores 4. La única pega que pongo es a sus secuaces, a La Orden Negra de Thanos. En comparación a su jefe… Los hijos de Thanos no llegan ni a la suela del zapato.

Infinity War

Infinity War – Diezmar a la mitad del MCU

Todas las películas del MCU acababan bien. Todas. Y en el fondo, esperábamos que sucediera con ésta también. Teníamos a todos los miembros de los Vengadores, a los Guardianes, etc. A todos (menos a Clint y Scott, que están bajo arresto domiciliario). ¿Cómo podría acabar mal? En diferentes momentos parece que lo consiguen: cuando CASI le arrancan el guantelete, cuando destruyen a la Gema de la Mente y a Visión con ella, cuando Thor casi acaba con él… Pero un momento y (sonido de chasquido de dedos). Solo con eso, medio universo desaparece. Y también, medio MCU.

Mientras van desapareciendo pensamos: ¿Bucky? ¿Falcon?… ¡GROOT! Y así, sucesivamente. La mayoría de los personajes que durante 10 años nos han ido introduciendo, se van. Y se nos desgarra el corazón cuando sucede. He visto la película tres veces y tres veces que he llorado cuando Spider-Man se va. Escena que, por cierto, fue improvisada por Tom Holland. Tienes futuro, chaval. Nosotros tampoco queríamos que te fueras.

Después de diezmar de esa manera al universo, ¿Quién queda? Los Vengadores originales: Viuda Negra, Capitán América, Thor, Iron Man y Hulk; junto con Rocket, Nébula, War Machine y Okoye. Y así acaba la película. Con nuestros protagonistas dándose cuenta de que han perdido y Thanos descansando al fin, después de haber cumplido su propósito. Un propósito que, tal como dice él, ha hecho que lo pierda todo.

Infinity War

Infinity War – Todos los personajes juntos, por fin

Si Guardianes de la Galaxia es la fiesta de Marvel, Infinity War ha sido la Gala de Marvel. Todos los personajes juntos, en sus mejores ropajes y actitud. Al haber tantísimos personajes en esta película, el tiempo que pasan en pantalla es limitado. Podría parecer algo negativo, pero no lo es. Todos tienen su momento y se complementan unos a otros de manera increíble. No todos interaccionan entre ellos, pero cuando pasa, es fantástico. Iron Man/Dr.Strange/Spider-Man o Rocket/Thor/Groot… Nos dan unos momentos alucinantes en pantalla. Momentos de esos que te dan ganas de levantarte y empezar a vitorear.

Infinity War

En la película, cuanto más interaccionaban entre ellos, más nos gustaba. Y, de verdad, ha sido un placer increíble ver cómo, por fin, aparecían los Guardianes con Iron Man, Spider-Man, Dr. Strange, Thor, Capitán América… Han sido los que más al “margen” han estado del MCU y en Infinity War han querido solucionar este hecho rápidamente. De manera muy acertada, bajo mi punto de vista.

Entre todas las reuniones que ha habido, me gustaría destacar tres. Las escenas Iron Man/Dr. Strange han sido sublimes. Por fin, dos de los mejores personajes del MCU (para mí) compartían pantalla juntos y lanzarse comentarios irónicos, ha sido genial. Aunque, por poner una pega… Deberían haber hecho una broma de Sherlock Holmes. Habría estado bien. También, la unión Rocket/Groot/Thor y su entrada en Wakanda hizo que lanzáramos aplausos desde nuestro asiento. El “Bring me Thanos” de Thor se ha convertido en una de las mejores escenas de la película. Y juntar, por fin, a Viuda Negra con Okoye, dos guerreras impresionantes… Solo deseo ver más sobre ellas en la nueva entrega de Vengadores.

Infinity War

Después de Infinity War. ¿Qué pasará en Vengadores 4?

Dr. Strange vio que habían 14.000.605 de opciones, en las cuales solo había una que resultaba con éxito. Y el mismo Dr. tendió en la mano de Thanos la Gema del Tiempo para salvar la vida de Tony (escena, por cierto, que hizo que me levantara del cine y todo de la impresión). Cuando Iron Man lo mira desesperado él dice: estamos en la última jugada. Lo que ha sucedido en Infinity War, ya lo vio nuestro maestro de las artes místicas. Tenía que suceder: es la única manera, tal como dijo a Tony antes de desaparecer.

Infinity War

Entonces, Thanos tenía que ganar para que, al final, los Vengadores ganaran. ¿Cómo lo conseguirán? Lo veremos en Vengadores 4. En la escena post-créditos de Infinity War, Nick Furia manda un mensaje a alguien. ¿A quién? A la más poderosa del MCU… Capitana Marvel se presenta a su servicio. Es la primera mención que tenemos de este pedazo de personaje y, estamos deseando ver a Brie Larson dar vida a Carol Danvers. En marzo se estrena su película, la cual estamos deseando ver.

De mientras, tenemos que reponernos, ver Infinity War unas 1000 veces más, y dar vueltas a qué podría pasar en Vengadores 4 y, sobre todo, cuál puede ser el título de la nueva entrega. ¿Será, por fin, Avengers A*******? Seguro que los hermanos Russo no nos decepcionarán. Hasta ahora, no lo han hecho. Han sido 10 años maravillosos. Todos los personajes han sufrido una evolución tremenda, en especial Iron Man y Capitán América. Muchas gracias Marvel por estos años y por crear este universo que nos pertenece a todos, que sentimos como nuestro. En Mayo del año que viene veremos el desenlace de esta historia. Hasta entonces, paciencia y permaneced en La Sexta Butaca. 

Avengers

Críticas

Critica de La Mula: Una cinta realista y estremecedora

La Mula

En La Mula Clint Eastwood interpreta a Earl Stone, un florista entusiasta de Illinois, se especializa en la cultura de una flor efímera que solo vive un día. Él sacrificó su vida y su familia por esa flor, que ya no quiere saber sobre él. En el medio oeste, compungido por la desindustrialización, el comercio colapsa y Earl se ve obligado a vender la casa.

El único bien que queda es el repunte con el que llegó a 41 estados de los 50 sin recibir una multa. Su actitud de conducción atrae la atención de un extraño, que le ofrece un trabajo lucrativo. Un cartel no oficial de narcotraficantes mexicanos, liderado por un hedonista y un jefe gourmand, estos quieren transportar grandes cargas de drogas desde Texas hasta Chicago.

Earl está de acuerdo sin hacer preguntas, cargar en un garaje y llevar a un motel. La venerable edad la hace poco sospechosa e irrelevante para la DEA. Veterano de guerra convertido a ‘mula’, Earl olvida los principios de orgulloso defensor del paísPor unos pocos dólares más . Pero el camino es largo.

Para Clint Eastwood, la pregunta es el tiempo que le queda. Una pregunta urgente surgió de las aguas del Río Mistico y se resolvió cinco años después en Gran Torino. Walt Kowalski, misántropo irascible y veterano de la Guerra de Corea, será su último papel. Clint Eastwood pone en escena su final, al menos hasta la próxima. Porque once años después, el autor que se beneficia de la extensión eterna de los dioses del cine, toma el camino nuevamente en un viaje extra testamentario.

Clint Eastwood sigue aumentando su leyenda

La Mula

La Mula es más que esto, más que el nuevo retrato de un viejo héroe reaccionario que limpia sus pecados. Para Clint Eastwood ya no es hora de escribir su leyenda y jugar con su mito. Perfectamente consciente de lo que provoca, es divertido, pero permanece seco y auténtico detrás de las arrugas de un hombre que ya no tiene la angustia del envejecimiento sino el miedo a morir.

Cuando aparece en la pantalla, el corazón se detiene porque Clint Eastwood siempre es condenadamente excepcional, con su apariencia clara, la sonrisa franca y la silueta imponente que no ha perdido nada de su elegancia pero que no puede ni quiere ocultar el peso de sus años. Esa vulnerabilidad que acompaña a la vejez. En el momento en que presiona, como los secuaces del cartel mexicano, el autor responde ralentizando.

Después del frenesí de El Francotirador y 15:17 Tren a París, esta película tiene un ritmo distinto, es el de un hombre consciente a quien no le queda mucho por recorrer pero que realmente no tiene prisa por llegar al destino. El viaje se disfruta a bordo de un Ford F-100 de los años 70. La Mula es la segunda película ‘Fordist‘ de Eastwood después de Gran Torino, un título dedicado a otro brillante automóvil de Ford. La fascinación por el fordismo, un peculiar método de producción en cadena, explica tal vez la cadencia infernal con la que el director hace sus películas, treinta y ocho de 1971 y la treinta y nueve ya está “ensamblada”.

Sólido como un mito, ilumina su “trabajo corporal” y avanza en la radiante película, con el sombrero en la cabeza, agitando las cejas, provocando a los damas armados, entregando flores a las damas o cantando canciones al volante, un impecable florilegio del país y Alma, a lo largo de las carreteras vacías del medio oeste. Basta con verlo, observar cuidadosamente todos sus gestos, que constituyen la materia prima de la película, adivinar lo que la anima a los ochenta y ocho años: extraer toda la vitalidad que queda en su cuerpo y en el de su nación, los dos siempre coinciden. en su cine.

Un ciudadano común se convierte en una mula del cartel

La Mula

El criminal perfecto es un estadounidense promedio, irreprochable e inofensivo. El buen republicano se convierte en una mula del cartel y desafía la ley, encarnada por el agente de Bradley Cooper, eco lejano pero invertido, cazador y no cazado, como lo fue en Un Mundo Perfecto.

En un mundo políticamente correcto, su Earl tiene un lenguaje y comportamiento irreduciblemente inapropiados, trata a los mexicanos de “frijoles rojos”, toma lesbianas para hombres y llama “negro” a un viajero afroamericano varado junto a la carretera. Si en la vida de Eastwood desprecia abiertamente lo políticamente correcto e insiste en la responsabilidad individual, en el cine es infinitamente más sutil.

La Mula sólo reitera la complejidad, la riqueza y también el carácter indiscutible de su cine. Republicano de hecho, libertario de corazón, ya que su Earl tiene una ‘buena palabra para todos’, pero nunca duda cuando se trata de defender a los más débiles. En una historia que es gratificantemente emocionante, Eastwood revela el miedo visceral de un motorista latino detenido por la policía durante el viaje de caza “mula”.

Unos pocos minutos para resolver sus cuentas con el racismo y el abuso de poder de la policía estadounidense. Quien sabe que su trabajo no se sorprenderá, pero al verlo encarnar esos valores, entregarse en cuerpo y alma, devorar el cine con ganas, tranquilizarlo.

La transposición de una historia real, la de Leo Sharp, un veterano de la Segunda Guerra Mundial arrestado a los noventa por narcotráfico y obsesionado solo por sus flores, La Mula le permite a Clint Eastwood desarrollar el remordimiento por sus seres queridos detrás y no es una coincidencia que Alison Eastwood interpreta a Iris, hija herida por la negligencia de un padre que ya no habla la palabra.

Un héroe a su manera

La Mula

El elenco también cuenta con Andy Garcia, sin la larga barba con la que estamos acostumbrados a verlo en un lugar bien conocido, en el papel de El Chapo. Una maravillosa Dannie West , en el papel de su esposa Mary. Bradley Cooper, como se mencionó, en el papel del papel del detective Colin Bates. Y Laurence Fishburne , el agente especial de la DEA.

Dada la edad, el papel le queda perfectamente. Eastwood puede permitirse ser director, guionista, intérprete y productor. Lo hizo en la calle en el cine estadounidense. Al igual que ese mensajero. Esperando que la meta todavía esté un poco lejos. Todavía necesitamos su habilidad narrativa e interpretativa.

En un cine que continuamente propone historias de superhéroes , él también lo es, a su manera.

La Mula

Seguir Leyendo

Críticas

Reseña de Green Book: Una amistad sin fronteras

Green Book

Green Book se basa en la historia real de Don Shirley, un virtuoso de la música clásica, y su conductor temporal en su viaje a través del prejuicio racial y las diferencias mutuas. Nueva York, 1962. Tony Vallelonga, llamado Tony Lip, es un portero en Copacabana, pero el restaurante tiene que cerrar durante dos meses debido a trabajos de renovación. 

Tony tiene una esposa y dos hijos, y debe encontrar maneras de llegar a fin de mes para esos dos meses. La buena oportunidad se presenta en la forma del Dr. Donald Shirley, un músico que está a punto de partir para una gira de conciertos con su trío por los estados del sur, desde Iowa hasta Mississippi.

Lástima que Shirley sea afroamericano, en una época en que la piel negra no era bienvenida, especialmente en el sur de los Estados Unidos. Y que Tony, italo-americano creció con la idea de que los negros son animales, ha desarrollado para ellos una buena dosis de racismo.

Un par con muchas diferencias

Green Book

Don Shirley es un musico educado, habla muchos idiomas, se viste como un dandy y no soporta la vulgaridad, mientras que Tony Lip es ignorante, habla con un fuerte acento del Bronx salpicado de expresiones pseudo-italianas, siempre come comida rápida con sus manos y presume de ello. Pero Tony es el hombre adecuado para acompañar al refinado músico de color y resolver a su manera los muchos problemas que el dispar dúo encontrará en el camino.

Sería demasiado fácil etiquetar Green Book como una película tipo Paseando a Miss Daisy perop a la inversa, y no haría justicia a los muchos niveles que esta película descaradamente dominante se esconde bajo la pátina ultracool de una América de los años sesenta en la que la música, la ropa y los ambientes son, literalmente, un grito.

Peter Farrelly es el director, la mitad del dúo de hermanos que ha borrado lo políticamente incorrecto en la pantalla grande con películas como Algo pasa con Mary y Dos tontos muy tontos, y quien mejor que él podría cruzar los estereotipos étnicos y raciales sin negarlos, construyendo una historia (escrita en conjunto con Brian Currie , también productor, y Nick Vallelonga) que es para tres cuartas partes de la comedia hilarante y para el cuarto drama restante aún actual?

Una historia sobre los valores y la dignidad

Green Book

La fuerza impulsora detrás Green Book son los dos intérpretes: Viggo Mortensen en el papel del crudo italiano y resistente a las reglas, pero dotado de sentido común innato y buen corazón, y Mahershala Ali en los del músico afroamericano culto y medido.

Y dado que su interacción debe llevar al crecimiento mutuo, así como a la comprensión mutua, Tony Lip tendrá que aprender de su pasajero que los pequeños tramposos, las palizas y la “basura” mantienen a personas como él ancladas al último escalón de la escala social así como Don Shirley tendrá que volver a conectarse con su esencia “afrodescendiente” y dejar de mirar a las personas de su color como cuerpos extraños.

El Green Book del título es una guía para los conductores afroamericanos, obligados a conducir solo en ciertas carreteras y a permanecer solo en las instalaciones asignadas a ellos, pero la película de Farrelly (que también cuenta con las productoras ejecutivas, Octavia Spencer).

A través de los territorios prohibidos y las costumbres tácitamente aceptadas Green Book es una verdadera diversión, una película estadounidense clásica escrita para un gran público, dirigida e interpretada con todos los atributos, e incluso lo que podría parecer excesivamente placer oculta una medida no despreciable de valor y dignidad. 

Green Book

Seguir Leyendo

Críticas

Reseña – Aquaman: Una aventura épica del Rey de Atlantis

Aquaman

Hemos podido ver este lunes Aquaman y hoy le traemos la reseña sobre esta gran cinta dirigida por James Wan, Aquaman es la sexta película del DCEU que comenzó con una gran cinta como lo es El Hombre de Acero (2013) pero luego ha tenido un par de tropiezos como lo fueron Escuadron Suicida (aún no entiendo como ganó un Oscar) y La Liga de la Justicia, ahora James Wan ha cambiado el juego y ha hecho esta película a su modo, a su estilo y le ha salido un producto muy bueno.

Aquaman, Un Rey que no quiere ser Rey

Aquaman

Si le preguntas a cualquiera si quisiera ser un Rey de una ciudad avanzada tecnologicamente y con muchos recursos lo más lógico es que te digan que si, pero ese no es el caso de Arthur, a el no le interesa el trono, el solo usa sus habilidades para ayudar a las personas, no está interesado en ser un monarca ni un lider, el es un hombre solitario que no disfruta trabajar en grupo.

En esta cinta vemos el recorrido del héroe muy marcado, ya que lo vemos desde su nacimiento hasta convertirse en Aquaman el Rey de Atlantis, Arthur es el resultado de la unión de dos mundos, el mundo submarino y el mundo terrestre, se supone que el sería el puente entre los dos mundos, pero no pudo disfrutar de su madre por mucho tiempo ya que esta tuvo que sacrificarse para salvar su vida y la del padre de Arthur.

Asi que este chico toda su vida solo ha buscado una cosa, su motivo principal era encontrar a su madre, por eso aceptó ser entrenado por Vulko (interpretado magistralmente por Willem Dafoe), éste le enseña como pelear, como nadar, como manejar correctamente el tridente de su madre; y es un entrenamiento que duró por varios años, pero a pesar de que Arthur cumplía con cada entrenamiento que se le pedia, a pesar de que superaba cualquier obstaculo siempre recibía la misma respuesta de Vulko, que aún no estaba listo para conocer donde estaba su madre.

Jason Momoa y Amber Heard cargan con el peso de la película

Aquaman

Tenía mis dudas con este duo, no tanto por el lado de Momoa, sino por el de Amber ya que no le habia visto aquel talento que muchos si le atribuyen, pero debo decir que sali de la sala de cine gratamente sorprendido con ella, ya que supo defender su personaje y encajar a la perfección en la película, no era simplemente un adorno que estaba alli para distraer, sino todo lo contrario, es muy importante en la resolución de muchos conflictos que se le presentan a Arthur.

Hay algo del personaje de Arthur que llama la atención y es su evolución durante la película, el se creía que era muy poderoso, pero claro se enfrentaba a simples seres humanos, cuando bajó al oceano y se enfrentó con los de su especie las cosas fueron muy distintas, y el se lo dice al personaje de Mera “en cada pelea que me meto solo recibo palizas”, luego al final tambien siente culpa por algo que el permitió y pudo evitar, el arco argumental de Arthur hasta ser el Rey de Atlantis esta muy bien llevado y contado.

Por mencionar a otros personajes destacar a Vulko (Willem Dafoe) y a la Reina Atlanna (Nicole Kidman), Dafoe aqui lo vemos como un consejero del Rey, tambien como un entrenador disciplinado pero que es una persona leal y con principios, no deja que las ideas radicales de el Rey Orn lo manipulen, Nicole Kidman tiene muy buenos momentos al comienzo y al final de la cinta, Dolph Lundgren si me parece un poco desaprovechado la verdad, pudo haber dado más juego en esta historia y ni hablar de Djimon Hounsou que su personaje estuvo como 40 segundos en pantalla.

💰Aquaman es oficialmente la película del DCEU con mayor recaudación global💰

Cuenta con dos villanos pero solo uno de ellos convence

Aquaman

Aqui se presenta a dos villanos, al hermanastro de Arthur, el Rey Orn y a Black Manta, comenzemos con Orn, el quiere ser el Amo del Oceano, y con todo ese poder militar enviar una cruzada a la superficie para terminar con la raza humana, ya que nosotros como especie estamos destruyendo su ecosistema con basura y desechos toxicos, y es que, tiene un punto de razón porque es la verdad, a veces no sabemos lo que estamos haciendole a este hermoso planeta.

Ahora hablemos de Black Manta el personaje más flojo para mi, lo sacas de la película y no pasa nada, su peso en la cinta es menos que cero, primero que todo busca a Aquaman para atravesarlo con su cuchilla a cuenta de… aun no se, porque no nos explican este odio de Manta hacia Arthur, parece que solo quiere matarlo porque si. Luego si es verdad que tiene que vengarse de el y ahi tiene un motivo para ser villano, pero se queda muy por debajo de lo minimo exigible para una cinta de esta magnitud.

Queda por ver que será de Black Manta en el futuro cercano del DCEU, la escena post creditos nos da una pincelada de lo que puede ocurrir… y si, seguirá buscando a Aquaman para vengarse de lo que le hizo, esperemos que el futuro guión dote a este villano de un trasfondo más convincente o que el actor mejore sus registros porque ahora mismo no me invitan al optimismo.

En conclusión…

Es una excelente película, una obra de arte en muchas escenas, Jason Momoa y Amber Heard llevan el peso de la película y Patrick Wilson, Willem Dafoe y Dolph Lundgren estan gravitando alrededor de ellos, hay que destacar la fotografía de la película, los efectos visuales por fin me parecen que estan bien implementados, no como en Batman v Superman que a veces el traje de Batman parecía plastico mojado, ahora ¿Es la mejor cinta del Universo Extendido de DC? Probablemente la mejor con Wonder Wonam, ha dejado la vara muy alta, queda por ver que nos tiene preparado Patty Jenkins con Wonder Woman 84.

Aquaman

Seguir Leyendo

Trending

Copyright © 2018 Sexta Butaca, todos los derechos reservados.